T.E.
08/10/2020

Cruset durante su intervención en la BNew Barcelona.

El presidente de la Autoridad Portuaria de Tarragona (APT), Josep M. Cruset participó ayer en un panel de expertos en la BNew Week de Barcelona, un acontecimiento sobre economía, logística, sostenibilidad, industria digital y comercio electrónico, y que a la vez es híbrido, físico y digital, puesto que también cuenta con el apoyo de una plataforma digital de última generación para que todo el mundo pueda estar presente.

El presidente del Puerto ha compartido cartel con tres expertos más: Ahmed Darwish, expresidente de la Autoridad del Canal de Suez; Rachid Houari, director of Tanger Med Port y MD of the Logistical Free Zone MedHub; y Karim Palmieri, representando de la empresa Capital Market Initiative, Fieldstone Private Capital Group.

El panel que llevaba el título “The Outlook for the Mediterranean and Europe Transport and Logistic Market amid the COVID-19 Crisis» ha servido para conocer el estado actual de la logística en el Mediterráneo bajo el efecto de la pandemia de coronavirus. Josep M. Cruset ha sido el encargado de abrir el turno de palabras y ha destacado la ventana de oportunidad para crecer que se presenta ante el Puerto de Tarragona, a pesar de los efectos de la pandemia.

El presidente del Port ha explicado que “ante esta crisis, las organizaciones tienen dos alternativas; intentar hacer como si no pasara nada, esperando que amaine el temporal y ver qué pasa y actuar una vez haya pasado todo; o bien, anticipar, transformarse y adaptarse a la nueva realidad para aprovechar las circunstancias actuales». En este sentido, Cruset ha afirmado que el enclave tarraconense “se posiciona en este segundo escenario de anticipación y transformación para aprovechar la crisis de la Covid19, para salir de su zona de confort y posicionarse en la ventana de oportunidades que todas las crisis hacen aflorar». Esta ventana de oportunidad  ”viene dada por la falta de suelo logístico en las grandes áreas metropolitanas del sur de Europa y la zona mediterránea, que se enfrentan a una demanda que la oferta existente no puede satisfacer».

En el panel, Cruset ha explicado que para ser un nodo logístico de primer orden hay que cumplir unos requisitos (disponibilidad de grandes superficies, precio adecuado, buenas comunicaciones, baja conflictividad social y compromiso con la sostenibilidad) que el Puerto de Tarragona tiene y todavía mejorará más en el futuro. El presidente ha expuesto que “el Puerto está desarrollando una Zona de Actividades Logísticas (ZAL) de un millón de metros cuadrados y con posibilidad de construir naves de hasta 170.000 m² cada una». Y ha desglosado las ventajas competitivas. La ZAL, situada en el centro de puerto, se encuentra a escasos metros de las diferentes terminales marítimas, está conectada a las vías terrestres de alta velocidad, y con enlace ferroviario construido y operativo con el centro de la península y con Europa.

Según Cruset, “el Puerto de Tarragona está llamado a ser uno de los principales puertos del sur de Europa y un nodo logístico de primer orden al Mediterráneo”. El presidente ha desgranado la alta conectividad del Port, uno de los requisitos antes mencionados.