T.E.
02/12/2019

En general, octubre no ha sido un buen mes para el conjunto de los puertos del sistema portuario español, aunque la mayoría sigue manteniendo cifras del global del año superiores al anterior ejercicio por estas mismas fechas.

En el caso del Puerto de Tarragona, octubre ha sido un mes con tráficos a la baja, si lo comparamos con el mismo mes del año anterior. En concreto, el volumen de movimiento de mercancías en octubre se ha situado en los 2,6 millones de toneladas, frente  a los 2,9 millones registrados en el mismo mes del 2018, lo que supone un descenso del 8,7%. Esta contracción se debe a la bajada del movimiento de hidrocarburos y químicos, el principal tráfico del enclave, que ha descendido un 7,7%, 1,6 millones de toneladas, lo que ha arrastrado al conjunto de la cifra de tráfico del mes.

Agroalimentario experimenta una bajada en octubre, pero sigue en muy buenas cifras en el acumulado anual.

Prácticamente todas las líneas de tráficos marcan registros negativos, exceptuando la carga general, que aumenta un 6,8% con 162.000 toneladas movidas el pasado mes. Agroalimentario, el segundo tráfico en volumen en el Puerto, también ha experimentado un descenso, 3,2% (584.000 toneladas por las 603.000 toneladas de octubre del 2018).

En el acumulado de enero a octubre, el Puerto sigue con muy buenas cifras, con 27,8 millones de toneladas, un 4’5% de alza respecto al acumulado hasta octubre en 2018. Diez meses del actual año con excelentes comportamientos en graneles líquidos y agroalimentario, llevan a que el enclave podría superar el total del 2017, en el que se apuntó 32 millones de toneladas. En el horizonte queda el reto de alcanzar los 33,6 millones de toneladas del 2017, récord de la serie histórica.