T.E.
02/12/2019

El próximo jueves 5 de diciembre vence un plazo administrativo marcado en los acuerdos entre la Generalitat y Hard Rock Café. En esa fecha caduca la licencia de juego, que deberá prorrogase obligatoriamente para que el proyecto sea viable

En la Generalitat se trabaja contrarreloj para prorrogar la licencia de juego, según fuentes de la Administración catalana, que ha recogido El Confidencial. Este mismo medio señala que portavoces de la Conselleria d’Economia aseguran que «a fecha de hoy, el plazo no ha finalizado, de acuerdo con la normativa de procedimiento administrativo y la resolución de adjudicación de mayo de 2018. La licencia continúa vigente y el proyecto sigue adelante», asegurando además que Incasol comprará a Criteria los terrenos al sur de Tarragona en donde se ha de levantar el complejo y que no se dedicará ni un euro de dinero público.

Esta semana es clave para desencallar el gran proyecto turístico.

La inversión de 2.000 millones de Hard Rock Café en Tarragona iba a caer de manera definitiva esta semana. Este 5 de diciembre vence un plazo administrativo marcado en los acuerdos entre la Generalitat y la multinacional del juego y el ocio que hace que el proyecto sea inviable por caducar la licencia de juego, según han avanzado fuentes del sector inmobiliario. Eso ha disparado todas las alarmas y en la Generalitat se trabaja contrarreloj para prorrogar la licencia de juego, según fuentes de la Administración catalana. En caso de no hacerse así, la mayor inversión inmobiliaria de España decaería por desidia administrativa, ya que Hard Rock ha mantenido su interés en el complejo. Hard Rock parece víctima de la maldición que persigue a los grandes proyectos que han tenido en el juego su motor inversor en España: todos fracasan.

Según señala el mismo medio, portavoces de la Conselleria d’Economia han tirado de argumentario asegurando que «a fecha de hoy, el plazo no ha finalizado, de acuerdo con la normativa de procedimiento administrativo y la resolución de adjudicación de mayo de 2018. La licencia continúa vigente y el proyecto sigue adelante», asegurando además que Incasol comprará a Criteria los terrenos al sur de Tarragona en donde se ha de levantar el complejo y que no se dedicará ni un euro de dinero público.

Según El Confidencial, la multinacional estadounidense exige que la Generalitat asuma, como Administración expropiadora, cualquier riesgo legal que pudiese aparecer por futuras reclamaciones. A 5 de diciembre, Hard Rock debería haber ampliado capital en sus dos sociedades en España por un 10% de la inversión, es decir, hasta los 200 millones de euros, según una nota aclaratoria de la propia Generalitat de abril de 2018. Pero la multinacional no está dispuesta a hacerlo, a causa de la situación de bloqueo administrativo que se vive y de las dudas sobre futuras responsabilidades legales sobre las expropiaciones que llevó a cabo la Generalitat hace casi 30 años sobre los terrenos donde se debe construir el complejo.

Detrás del proyecto de Hard Rock, están también los compromisos de Port Aventura, que iba a levantar un grupo de hoteles, y el gigante británico Value Retail, que en España explota los ‘outlets’ de lujo de La Roca Village (Barcelona) y Las Rozas Village (Madrid), que iba a asumir la promoción de los 50.000 m2 de zona comercial prevista.

El proyecto generaría más de 11.500 puestos de trabajo directos e indirectos durante su construcción y el impacto económico en la región se había calculado en unos 1.300 millones de euros.