T.E
25/07/2022

Según infoma el Diari de Tarragona, el Ayuntamiento de Cambrils parece haber encontrado la solución para desencallar el proyecto del Teatre Auditori. El gobierno ha impulsado un nuevo plan que contempla que el equipamiento cultural se convierta también en un palacio de congresos y cuente con un hotel que se ubicaría en la estación de autobuses, una propuesta que cuenta con el interés de tres fondos de inversión.

Fuentes del consistorio han explicado al Diari que en estos últimos meses han intentado buscar la solución para finalizar la construcción del edificio, paralizada desde 2010. Tras contemplar varias opciones, la que ha cogido más fuerza es la de complementar la oferta con un palacio de congresos y un hotel. «Se han hecho varias reflexiones para hacer un proyecto viable, por ello se ha explorado qué se podía hacer en la zona donde está actualmente la estación de autobuses», señalan.

Como destacan, el Plan de Ordenación Urbanística Municipal (POUM) permite esta edificación en este terreno de servicios con forma de L. «Se podría construir un hotel singular. El POUM dictamina que el hotel tendría una planta baja más cuatro pisos», apuntan. El edificio tocaría justo al paseo Sant Joan Baptista La Salle y está previsto construir una plaza que será la puerta de entrada al nuevo auditorio-palacio de congresos.

Esta incorporación al proyecto ha sido clave para captar la atención de empresas importantes que se han reunido con el gobierno liderado por Oliver Klein. «Tenemos tres fondos de inversión, residentes en Barcelona, que están interesados en este proyecto (…) Cuando les hemos comunicado que existe la posibilidad de construir un hotel, el interés ha crecido», confirman desde la corporación, que se muestran optimistas con este nuevo plan.

«Tenemos claro que no queremos que solo sea un auditorio como estaba previsto inicialmente. Queremos que sea un palacio de congresos porque puede atraer a muchas empresas que pueden hacer aquí sus actividades. Estamos en un entorno privilegiado, con un buen clima, buenas conexiones con el aeropuerto de Reus y la estación del Camp de Tarragona, tenemos playa y somos la capital gastronómica de la Costa Daurada», afirman las fuentes municipales, que añaden que este proyecto «nos acerca a Europa».

Otro de los puntos destacados de este proyecto es que podría romper la estacionalidad y reforzar el sello de turismo deportivo que la localidad logró en 2013. «Creemos que la operación es buena, que puede salir bien y resultar beneficiosa para Cambrils. Se pueden hacer muchas cosas fuera de la temporada turística», remarcan.