T.E.
08/11/2019

La autopista AP-2, entre Zaragoza y El Vendrell y la AP-7, en el tramo que une Tarragona y La Jonquera finalizan su concesión en agosto de 2021. Se trata de dos de las tres autopistas que el Ejecutivo había anunciado que pasarían a ser gratuitas dicho año, tras finalizar el contrato con la concesionaria Abertis. El Gobierno ha anunciado que ha iniciado los trámites que llevarán a liberalizar dichos peajes.

Esta novedad se une al hecho que la AP-7, en el tramo que une la provincia de Tarragona con Alicante, dejarán de cobrar por su uso a partir de del 1 de enero de 2020.

El Gobierno sigue con los planes ya previstos de liberalización de tramos de autopistas, finalizadas las concesiones (foto Albertis).

En el caso de la autopista AP-2 y el tramo de la AP-7 entre La Jonquera y Tarragona, el Ministerio de Fomento ha sacado a concurso un estudio sobre la distribución del tráfico en la mencionada autopista y tramo una vez se supriman los peajes. El Gobierno invertirá en el mismo 810.700 euros, según ha confirmado la cartera dirigida por José Luis Ábalos.

Así, el objetivo de este estudio es analizar el tráfico y la movilidad en estas vías y determinar cómo incidirá en ellas la eliminación del cobro por uso. El fin último, según ha informado Fomento, es determinar si es preciso o no realizar cualquier tipo de obras o actuación para acomodar la posible demanda de tráfico derivada de la redistribución que pueda ocasionarse por la supresión de peajes en ambas autopistas.

En lo que toca al tramo de la AP-7 entre La Jonquera y Tarragona, pasando por Barcelona, tiene una extensión de 236,34 kilómetros, siendo una de las carreteras de pago que más volumen de vehículos acoge en toda España, con un total de más de 50.000 vehículos diarios.